jueves, 22 de noviembre de 2012

 
Entrevista a Rolando Nakamine.

Tras haber realizado su exposición fotográfica titulada: "Apu Machu Picchu", Rolando Nakamine combina el misticismo, lo milenario y lo enigmático junto con la vida natural paralela que se desarrolla dentro del santuario de Machu Picchu a través de sus logradas fotografías. En esta breve entrevista algunos alcances de su obra.

-¿Cómo fueron sus inicios en la fotografía?

Siempre, desde muy niño estaba muy apegado a la fotografía o al vídeo. En la parte artística estuve muy ligado y quise especializarme y hace siete años empecé a estudiar fotografía a nivel profesional.

-¿Cómo escogió Machu Picchu para el tema central?

De por sí, derrepente mas que nada por mis vivencias, ya que parte de mi niñez y mi juventud la pasé en Cuzco y el hecho de estar siempre en ese ambiente místico, turístico, artístico, siempre había una mirada hacia el Cuzco.

-Dentro de sus fotografías. ¿Qué cosa desea trasmitir al visitante de la exposición?

A esta exposición le he puesto un nombre buscando un significado de trasfondo: Apu Machu Picchu Santuario. Lo que quiero enfocar en esta exposición es que Machu Picchu no solamente es una parte arquitectónica sino que además es un lugar en donde se integra la parte arquitectónica, la parte natural, la parte mística, la parte enigmática y la parte religiosa. Es un santuario. Y Apu significa gran señor, es un gran señor, gran protector, que de esa manera se conceptúa a Machu Picchu.

-Cada una de sus fotografías debe de tener su historia...

La verdad que sí. Y como es una colección de cinco o seis años, algunos años iba en épocas y meses diferentes, iba a descubrir detalles a través del lente macro un mundo más intimo del santuario. No solamente la parte arquitectónica sino que hay una vida natural que confluye paralelamente. Pude tomar por ejemplo: llamas naciendo, aves admirando el paisaje, colibrís, abejas en el polen. Entonces, con todas esas cosas te das cuenta que la vida continúa a pesar del turismo y de la gente que visita. Las personas son muy indiferentes a toda esa vida que confluye paralelamente.

-Dentro de sus fotografías ¿cuál es la que mas trabajo le ha costado realizar?

Trabajo ha habido en todas. Pero creo que la que mas trabajo he tenido ha sido la del ojo de la vicuña en donde se refleja Machu Picchu. Y he querido captar un poco cual es la visión de Machu Picchu a través de ellos. Y esa es una foto que requiere mucho tiempo.

-Y sobre su foto del arco iris circular...

Ha sido muy peculiar. Fue una experiencia de amaneceres que estaba tomando a contraluces. Al frente mío estaba Machu Picchu, al lado derecho estaba saliendo el sol, entre los cerros y al fondo, a mi izquierda, entre los andenes veo un arco iris redondo...mi primera impresión fue de sorpresa. Pensé que era la puerta de la quinta dimensión. Era una mañana, húmeda y media fría, estaba sudando, traspirando, pues había subido hasta ese lugar para llegar a la cima llevando mis equipos. Era una lucha entre mi racionamiento y lo que veía. Después me dije: será algo que está brillando dentro de ese matorral. Cambié mi lente, puse un Tel en mi cámara, lo acerco y veo que se mueve la sombra, el punto negro...y me doy con la sorpresa de que el punto negro era mi cabeza, pues movía la cabeza y se movía el punto negro. Pero fue un momento nada mas, segundos. Tomé la foto y me olvidé de eso. Pensé que era un sueño.

-¿Tomó la foto y se olvidó de eso?

Si, seguí viajando, me fui al Huayna Picchu, iba tomando fotos y haciendo mis cosas, estuve dos días más y ya de regreso a Lima, en el avión, revisando mis fotos, me encontré con esa foto. Pasó un tiempo y quería averiguar acerca de esa foto, esos efectos, esa experiencia o fenómeno. Como tengo bastantes amigos en Machu Picchu, antropólogos y arqueólogos, llamé a una amiga que se llama Bertha y le pasé un correo con esta foto. Y empezó a analizar y ver este fenómeno.

-¿O sea que aquella foto del arco iris circular era algo fuera de lo común?

Me dijo que nunca habían visto un fenómeno así, pero que si tenían una historia. Dicen que en la leyenda inca hay un Dios protector de los santuarios. Que se llama Tankar K´uychi. Tankar: redondo, K´uychi: arco iris. Con la gente mala, los que van a profanar es muy malo, y con la gente buena, es muy bueno. inclusive me dijo que estaba protegido por los Apus. Esa fue la primera historia.

-Y luego...

Pasaron los meses y ella me dice que el director del INC de Machu Picchu quiere que tú hagas una exposición de fotos en Machu Picchu por que tienes fotos especiales, pues se está declarando un evento que se llama: "25 aniversario de la UNESCO" declarando a Machu Picchu como patrimonio cultural y natural del mundo. Y tus fotos tienen bastante de naturaleza. Y luego hice una exposición de mis forografías allá en el Cuzco, en Aguas Calientes. Hace tres años.

-Sus fotos evocan bastante la parte natural de Machu Picchu, la vida que no vemos los visitantes como la foto del honguito por ejemplo...

Si, es que hay vida en casi todo el santuario. Tú estas caminando, lo pisas y casi ni cuenta te das. Y uno cuando está buscando, tratando de encontrar nuevas cosas, te das con la sorpresa de que existe un mundo paralelo dentro de Machu Picchu que convive paralelamente: hongos, rocío, escarabajos, hormigas, entre miles de cosas.

-¿Sus proyectos a futuro como expositor?

Uno de mis archivos es Machu Picchu, pero tengo otros archivos de ciudades costumbristas del Perú. Tengo varios archivos de fotos. He realizado varias exposiciones a nivel colectivo, pues pertenezco a varios grupos de fotógrafos y en el futuro realizaré diversas exposiciones con todos los archivos, tanto a nivel personal como colectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada