jueves, 24 de marzo de 2011

Entrevista a Roberto Higa


A pocos dias de realizarse el octavo festival artístico organizado por los jóvenes del seinembu de Kita-nakagusuku conversamos con Roberto Higa acerca de su pasión por la danza, su experiencia en Okinawa y la historia del seinembu de Kita-nakagusuku, el grupo de jóvenes nikkeis más organizado dentro de la colectividad.



-¿Cómo descubriste tu vocación por la danza?

Desde chico me gustó lo que era la música, pero más me incliné por la danza. Tocar instrumentos si no soy muy bueno. Al principio si era un cero a la izquierda. Veo los videos de las principales presentaciones que tenía en el colegio y decía ¡que desastre! ¿como habrán sufrido los profesores que me han enseñado? después poco a poco, era tanto el gusto que sentía por la danza que siempre en mi casa paraba ensayando, alistandome para ir al colegio y ponía un rato (en ese tiempo el casette) música, regresaba del colegio e igualito, me ponía a ensayar. Dentro del colegio participaba en los talleres de danza.

-¿Y al terminar el colegio?

Terminé el colegio y participaba en los talleres de danzas del IPAE. Luego terminé IPAE y me metí en los talleres del Brisas, del Museo de Arte hasta que llegué a lo que es el grupo de Kita-nakagusuku. Antes de estar en el grupo de Kita-nakagusuku participé también en un grupo de folklore de San Agustín que era la AFONI (Asociación Folklorica Nikkei) que fue fundada por los hermanos Terao que era un grupo de gente nikkei que hacíamos folklore peruano. Todos eran netamente gente que vivíamos en la hacienda San Agustín.

-¿Tu viaje a Okinawa estuvo relacionado también con la danza?

Claro. Estando en el grupo del Seinembu de Kita-nakagusuku se presenta la oportunidad de ir a Okinawa por la beca que ofrece el sonjin. Por tres meses uno va a Okinawa. Y eso me ha servido bastante. Antes de ir a Okinawa cultivaba más el folklore peruano por que no tenía mucho conocimiento de la danza japonesa. Al irme becado a Okinawa me dió la base para lo que es el folklore japonés-okinawense. Después de la beca me dedico a lo que es cultivar el folklore japonés.

-¿Cuanto tiempo estuviste en Okinawa?

Tres meses. La beca de Kita-nakagusuku es por tres meses. Parece poco, pero el programa es bien intenso. Desde las 8am hasta las siete u ocho de la noche de lunes a viernes y los fines de semana para hacer un poco de turismo. Al menos en la municipalidad de Kita-nakagusuku si tiene un programa intensivo haciendo lo que es idioma, lo que es sanshin, lo que es danzas okinawenses, cocina okinawense y shodo (escritura con pincel)

-¿Y al regresar al Perú?

Lo que se está haciendo con todos los becarios es formar una asociación. Lo que se ha aprendido difundirlo aquí. Y al menos eso se está haciendo con el seinembu de Kita-nakagusuku, cada becario que va enseña lo que haya aprendido allá, la danza que haya aprendido o la manifestación cultural que haya aprendido. Otro caso que es muy interesante es el grupo de Nakagusuku que estan formando un grupo de seinembu y estan enseñando todo lo que han aprendido.

-¿Aquí te dedicas a enseñar danzas?

Eso es algo fuera de mi trabajo en sí. Yo he estudiado administración y trabajo en una empresa de traducciones como administrador, termino la jornada en la oficina, me pongo mi buzo y en las noches normalmente estoy preparando grupos o empresas, incluso preparando para matrimonios, preparando a los novios para lo que es el vals o preparando a la familia para un número.

-¿O sea enseñas bailes de pareja también?

Si, pero mi fuerte es lo que se refiere al folklore peruano y al folklore japonés. Pero hago también lo que es salsa, merengue, ritmos latinos, eso ya es un poco nivel básico como para una presentación familiar, algo más intimo.

-Sobre el grupo de seinembu de Kita-nakagusuku...

Se reactiva en el 2002 más o menos. Eso a raíz de la idea de Yochan Azama cuando estuvo de presidente de Kita-nakagusuku hizo una caravana para Cañete para visitar el templo budista y reunirnos con la gente del sonjin de allá que por distancia y tiempo no nos reuníamos y en muchos casos no nos conocíamos y entonces en el 2002 se hizo la idea de la caravana y Yochan propuso de que los jóvenes llevaramos un show de tres o cuatro danzas. Se juntó un grupo de 15 o 18 personas. Nos acompañó también Matsuri Daiko y Haisai uchina, quienes nos acompañaron tambien en esa caravana y se formó un show más o menos de una hora que gustó mucho y la idea era que nos juntabamos los jóvenes para llevar el show y de allí supuestamente ya cada uno se iba por su cuenta y no sabíamos que iba a pasar con el grupo de seinembu. Eso fue en agosto y continuamos con los ensayos y de 15 o 18 que éramos poco a poco fue creciendo a 20, 25 y ahorita desde el 2002 a la fecha, ya para el octavo festival somos cerca de 120 personas que vamos a participar incluyendo jóvenes y niños que vamos a presentarnos el sábado 26 en el festival.

-¿A diferencia de otros años va a haber alguna novedad?

Lo que se hace es que sacamos siempre danzas nuevas. Nos hemos propuesto la meta de no repetir ninguna danza. Siempre todas son danzas nuevas. Una particularidad de este festival es que uno de los odoris que he preparado es un numero integrado de señoras y jóvenes.

-Una invitación para los lectores de Perú Shimpo...

Los esperamos este sábado 26 en el Teatro Peruano-Japonés, estamos presentando el octavo festival de Kita-nakagusuku. Lo hemos estado preparando desde hace cuatro meses atras, donde va a haber danzas de Perú y de Japón además de artistas invitados y es un espectaculo preparado con mucho cariño y mucho esfuerzo y esperamos que vayan y disfruten del espectáculo.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada