miércoles, 29 de septiembre de 2010

UNA SUGERENCIA A FUTURO

¿Hace cuanto tiempo que deje de ir al AFO? Con esa interrogante quisiera dar inicio a esta nota, pues en verdad no lo recuerdo. He recibido invitaciones y he oído acerca de eventos hace escasas semanas, pero por varias razones he dejado de asistir. Aparte que he pasado los últimos doce años en el Japón, tengo bonitos recuerdos de los otroras momentos que pasaba allá los veranos de adolescencia, antes de que empiece el fenómeno dekasegi o cuando este estaba aun en sus inicios.


Los amigos con quienes iba al AFO ahora o están en Nihon o están casados, a pesar que he tenido oportunidades de ir, por el tema de la distancia lo pienso dos veces, por el tema de la inseguridad ciudadana, lo pienso tres (uno vuelve medio paranoico de Nihon cuando ha pasado demasiado tiempo allá)

No tenía conocimiento de que ahora el AFO contaba con un área dedicado al “paint ball”, aquella diversión que solo he visto por televisión y que aun no he experimentado y para experimentarlo hay que ir en grupo…y me han seguido invitando y por tal o cual razón nunca he asistido.

Pero gracias a Dios no todo el panorama es desolador, descubrí con sorpresa de que muchos jóvenes de mi generación (nacidos en la década de los setenta) participan activamente en los diferentes departamentos de la institución, razón por la cual tuve la oportunidad de ir a escuchar las diferentes propuestas que tienen para la misma.

Escuche en aquella sesión algunas intervenciones de diferentes representantes de los Shi-Cho-Son como: “soy socio de AOP solamente los veranos…¿qué me ofrece el AFO?...el cultural me ofrece cursos y policlínico, la unión me ofrece deporte ¿Qué me ofrece el AFO para asistir y ser parte de la institución?”

Una intervención que lo resume todo.

Y una muy buena sugerencia que escuché fué la de un nisan (ya de base seis aproximadamente) que sugirió hacer en el AFO un hogar de la tercera edad, cosa que me dejó pensando y con muchos deseos de que se haga realidad pues hace pocos días que visité el Hogar de la Tercera Edad de Emmanuel y me encontré que está saturado de “residentes”, a tal punto que están por inaugurar una nueva etapa y según la Madre Cristiana Kawakami es difícil que sigan recibiendo mas “residentes”.

Teniendo en cuenta la disminución de la población Nikkei por diversos motivos: fenómeno dekasegi, situación económica del país y muchas razones mas, nuestra generación casi no se ha reproducido o lo ha hecho muy poco a comparación a las generaciones anteriores en donde era normal tener cinco, seis, siete o mas hermanos. Aparte desde luego de la epidemia de “solteros maduros” que reina en nuestra colectividad, la pregunta es ¿si las generaciones anteriores nos tienen a nosotros para cuidarlos en su vejez, quien cuidará de nosotros el día que ya no podamos valernos por nosotros mismos?, si ya está comprobado que la población Nikkei tiende a disminuir y los “solteros maduros” se van a contar por cientos de aquí a algunas décadas más, la sugerencia de aquel nisan no iba dirigida a la gente de su edad sino mas bien a la gente de otra generación por que concretar esa idea tomará al menos una década. (El Hogar de la Tercera Edad Emmanuel tomó mas de una década convertirse en lo que es ahora).

Por eso es que a través de esta nota le pido a la gente de mi generación que tomen muy en cuenta esa idea y la vayan tomando en serio, puesto que si no va a haber una generación venidera en la cual apoyarnos ¿Qué será de nosotros de aquí a unas cuantas décadas más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada