viernes, 1 de octubre de 2010

VEINTE AÑOS DESPUES

Publicada el 25 de enero de 1989 y firmada por Nelly Hamamoto, esta es la primera nota de esta casa editora en tratar el tema de los dekasegi:
Sugerencias para nikkei que van a Japón



Como están mis compatriotas; desde Naha, Okinawa, les envió el primero de una serie de artículos, sobre las actividades que cumplen los nikkei residentes en este lugar. De esta manera creo cumplir el pedido de don Saikyu Namizato de la sección japonesa de “Perú Shimpo” y Daniel Matayoshi, para su programa radial. Al cabo de un año de mi llegada a esta ciudad recién puedo cumplir con la solicitud. Gomen por la demora.

Conjuntamente con esta nota, envió una copia del “Okinawa Times” donde hay una foto de mi última actuación en el primer teatro de Okinawa “Naha Shimikaikan” en honor de las Bodas de Plata de mi profesor de baile Sato Takako, que fue el pasado 12 de noviembre.

El teatro estuvo repleto, hasta hubo personas que vieron de pie todo el espectáculo.

Más adelante les seguiré contando sobre los nikkei residentes y visitantes que pasan por Okinawa. Ahora quiero dar algunas sugerencias a los nikkei peruanos y latinos que vienen a trabajar a Japón:



-No vengan con visa de turista, es mejor hacerlo con visa familiar que tiene vigencia de 6 meses.

-Si eres nisei, en Japón sacar la partida de nacimiento de tus padres (kosei ton). Es como un respaldo.

-Traer partida de nacimiento

-Si eres sansei, traer partida de matrimonio de tus padres

-Es mejor tener un familiar garante en Japón o al menos saber el nombre o dirección, y si tiene teléfono, en caso de tener problemas de inmigración.

-Si vienes contratado por alguna compañía no te preocupes por la garantía, la compañía te lo garantiza.

-Antes de aceptar un trabajo, debes averiguar de qué tipo de trabajo se trata, para que sepa si lo vas a poder realizar o no, hasta que culmine el contrato que generalmente es de seis meses. En este periodo algunos siguen en la misma compañía, otros rotan y se van a otra compañía.

-Los trabajos generalmente son fuertes, especialmente los de sueldos elevados y algunos soportan, pero es cuestión de acostumbrarse, siempre y cuando se cuide la salud.

-La paga, así sea regular en trabajos suaves, es buena, y se puede juntar para ayudar a los familiares en el Perú.

-Generalmente, en las fábricas hay hospedaje y comida, pero tienen que averiguar al respecto, porque solo en alquiler de un departamento se invierte buena cantidad de dinero.

-Averiguar si la compañía les garantiza, para luego no tener problema con la visa. Aquí se ha puesto difícil el trámite de documentos por la gran cantidad de extranjeros que llegan en plan de trabajo.

-Una vez que has averiguado todo y te conviene aceptarlo, trata de cumplir con mucha responsabilidad hasta cumplir el contrato de seis meses. Digo esto porque hay muchos nisei peruanos que salen al poco tiempo y van en busca de ayuda a otros amigos y no piensan en los nuevos que van llegando que en verdad quieren progresar y ayudar económicamente a sus familiares en el Perú. Por estas razones hay compañías que ya no desean recibir peruanos. Por eso es necesario que sepan con seguridad a que labor se van a dedicar cuando vengan a Japón, antes de aceptar el contrato. Nosotros que residimos aquí estamos dispuestos a ayudar a muchísimas personas.

-Al llegar a Japón tienes que empezar con sacar tu carnet de extranjería (gaijin toroku), lo demás hay tiempo de hacerlo, me refiero a renovación de visa (un mes antes que se venza) y el pasaporte.

-Aquí en Okinawa los trabajos no se consiguen como antes, a menos que sean puestos por un familiar, la paga es baja.

-En Tokio u otros lugares, fuera de Okinawa, el trabajo es más fuerte pero el salario es más del doble.

-Así como van a luchar por trabajar, piensen también en no malgastar todo lo ganado con tanto esfuerzo y sacrificio.

-Al comienzo será duro y sacrificado hasta ambientarse, pero piensen en todo lo que van a progresar y lo orgullosos que se sentirán cuando puedan ayudar a sus familiares y amigos que en estos momentos pasan por etapas difíciles allá en la patria.

-Sé que todos vienen desorientados y muchos creen que las cosas son fáciles aquí. Pero con el espíritu de lucha se puede vencer todo obstáculo. Así no sean tan fáciles las cosas los recibiremos con bastante cariño y dispuestos a ayudarles y orientarles...conmigo será hasta la próxima nota. Desde Okinawa deseo un feliz año 1989 a todos los lectores de “Perú Shimpo”, a los amigos y familiares, en especial al grupo A.N.C., al Coro Nisei Callao a Niki FM. Ahora si me despido con un ¡Chim pum Callao!
------------------------------------------------------------------------------------------------

Parece mentira la rapidez con la que pasa el tiempo…aquel artículo posiblemente ha debido de ser enviado por carta en correo postal o la ha debido de traer algún pariente o amigo que venía de regreso al Perú.

En aquella primera recomendación y descripción acerca de lo que les esperaba a los dekasegi en su momento, Nelly nos informa desde Okinawa la visión que tenia del Japón (cuando había trabajo y cuando los primeros dekasegi se estaban adaptando al nuevo ambiente), pues ahora, veinte años después el panorama es diferente: familias enteras que han regresado por no haber trabajo, otras condiciones de vida en el Japón, etcétera.

Al releer este artículo, volvemos al comienzo de uno de los principales fenómenos que afecto a la comunidad nikkei a finales de los 90s y recordamos aquellas fechas en donde eran comunes las partidas de personas y familias enteras al Japón.

Podemos tomar este artículo como un punto de partida para una historia circular que es la vida misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada