viernes, 17 de diciembre de 2010

ENTREVISTA A LA DRA CARMEN KANASHIRO IRAKAWA.


La Fundación Instituto Hipólito Unánue establece un premio cada tres años a las mejores ediciones publicadas en el campo de las Ciencias Médicas con el propósito de estimular la difusión de los conocimientos actualizados, el premio se denomina “Premio Hipólito Unánue a la Mejor Edición Científica sobre Ciencias Médicas”. El mes pasado la Dra. Carmen Kanashiro Irakawa fue premiada con dicha distinción por el libro Estomatología Pediátrica






-¿Cómo se inició en la carrera de odontología?



Algo bien curioso. Tendría cuatro años y vamos a visitar con mi mamá a una tía de cariño y un día la tía se saca los dientes. Yo no había imaginado que los dientes se podían sacar y como que me asusto ¿no? Se sacó los dientes la tía y se reía. No había nadie en mi casa que usase dientes postizos. Yo siempre quise ser medico y entré a odontología y me quede en esta carrera. Después siempre quise ver niños y me especialicé en Nihon en odontología para niños. Regresé a la universidad donde había estudiado y allí me quede como docente.



-¿Qué tiempo tiene en la carrera?



Veinticinco años de egresada y veinte de docente en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.



-Sobre su experiencia en Nihon ¿que tiempo estuvo por allá?



Yo estuve un año en la Universidad de Tokio.



-¿Fue becada?



Si. Postulé a una beca del JICA y me aceptaron y pude seguir la especialidad de odontología pediátrica.



-¿Es muy diferente la odontología japonesa y la peruana?



Yo creo que aquí tenemos una buena base. Salimos con bastante base. No tenemos la tecnología pero si tenemos las bases científicas. Por ejemplo yo hacía unos análisis en la universidad que era manualmente. Dibujas y encuentras puntos anatómicos manualmente. En el 90 allá en Nihon ya lo hacía una computadora. Otro ejemplo es un martillito que tu golpeas el diente y te decía cuanto se mueve el diente. Aquí tú lo haces tactilmente y ves los grados en el que se mueve el diente. La base la tienes, pero no tienes las herramientas, los instrumentos.



-¿Allá en Japón le restringen mas cosas a los estudiantes?



Para los japoneses esta más restringido el hacer tratamientos. Acá pueden hacer mas cosas.



-¿Y como son las clases en la Universidad allá?



En la parte de docencia, cada sensei con su paciente. Uno está como de ayudante. Y estas mirando hasta que después de un tiempo ya te dejan tratar al paciente. Bien difícil es esa parte. Yo tuve la oportunidad de que me dieron el permiso de poder trabajar con el paciente por que al comienzo no te dejan. La parte docente es bien rígida. Todos los estándares están allá. Toda la tecnología.



-¿Alguna anécdota acerca de su experiencia en Nihon?



Lo que me llamo bastante la atención, por que acá cuando estudiaba nihongo, me decían “los japoneses son bien fríos, tu camina atrás del sensei”. Pero no. Eran súper occidentalizados. Todos habían tenido maestrías, post grados en Boston y todos eran bien caballeros. Me cedían el paso en el ascensor con cortesía. “Pase Kanashiro-san…” yo pasaba. Siempre aquí me decían “anda atrás”. Como trabajan derepente con niños eran bien humanos. Eran bien sensibles. Por que uno cree que son fríos y no les interesa nada. Pero esa parte a mí me impactó.



-¿Es difícil trabajar con niños?



Es bien difícil. O sea la tecnología es la misma. Tu usas los mismos materiales, instrumentos algunos. Lo que tienes que utilizar es el manejo del paciente. Por que un adulto tú le dices que abra la boca y la abre. ¿Pero un niñito? Solo para que se siente lo tienes que convencer. Y después echarlo, que colabore. Allí tú puedes estar media hora y no has hecho nada. Solamente sentarlo. Entonces eso es lo difícil. Como conducir al paciente a que se haga su tratamiento. Y después ya cuando el paciente es tu amigo, colabora bien.



-¿Por qué muchos niños utilizan brackets?



Yo creo que ahora los papas se preocupan más. En la parte estética y funcional. Y también es más accesible. Por que antes derepente uno quería crecer mas por ejemplo, pero tu no tenias a ese tratamiento por que era bien costoso. Ahora, la mayoría de los papas son profesionales y están preocupados por los pies, los dientes y todo lo que pueda mejorar la estética y la función de los hijos.



-¿Qué nos puede decir acerca de su premio “Hipólito Unanue” otorgado a su libro Estomatología pediátrica?



Hace más o menos cinco o seis años yo decía por que no hacemos como un manual para los alumnos. Como uno que te dan en la universidad, como una guía que te pueda servir. Nos dividimos las partes, pero como en ese periodo yo estaba como jefa de esa sección, yo tenía que empujar el carro. Con profesores mayores y con profesores menores. Entonces tenia que entusiasmarlos a que lo hagan y comiencen el libro. Por que es algo bien pesado. No es algo que tu lo necesites. Es como hacer una tesis. Tú te lo tienes que proponer y lo tienes que hacer. Nadie lo va a hacer por ti. Entonces nos dividimos capítulos y fuimos trabajando, fuimos trabajando. Retrocedíamos y otra vez a comenzar, por que tenias que actualizar datos y siempre estábamos desfasados. Hasta que mas o menos después de cuatro años y medio, nos pusimos las pilas por que decíamos que mucho tiempo había pasado. Hasta que en la universidad no nos aceptaron hacer la edición por que es bien costoso. Entonces un profesor se contacto con una editorial española y ellos aceptaron al instante. Fuimos mandando nuestros capítulos por e-mail e hicieron una edición bien bonita. Y justo el 30 de junio se vencía el plazo para postular a este premio que es cada tres años. Coincidió exactamente con que ya estaba el libro. Lo presentamos y ganó. La mejor edición científica en odontología.



-¿Algunas recomendaciones para los padres de familia que tengan niños con respecto al tema odontológico?



Mira. Ahora se recomienda que la mama desde que está gestando tiene que tener el primer contacto con el odontólogo para que su hijito cuando nazca ya sepa tener cuidado no solo de alimentación, también de higiene. Ver si el hijito esta respirando por la boca. Si está con malos hábitos. Por que hay bebes que le toman la ecografía a la mamá y ya se están chupando el dedo. Desde el útero ya están chapándose el dedo. Entonces salen asi con eso. Esos hábitos son bien fuertes que no lo pueden dejarlo asi. Todos esos consejos los recibe la madre antes de que tenga a su bebe. Y cuando tenga su bebe, hay una rama de odontología pediátrica que se llama “bebes” y que vayan para que les aconsejen por ejemplo como limpiarles la boquita, como darle la leche. Si es bueno darle formula o leche materna y si es bueno combinar y desde cuando. Entonces hay que hacer toda esa parte preventiva para asegurarse que su hijo no tenga caries.



-¿O sea desde que nace se recomienda la prevención odontológica?



Claro, por que los dientecitos salen a los seis meses mas o menos, pero igual se esta alimentando. O sea la mama tiene su bebe, se lo llevan y ya lo alimenta. Todos esos cuidados ahora son más adelantados que antes. Antes los niñitos como a los cinco o seis años recién iban al dentista. Ahora mientras más antes posible es mejor. Para prevenir todo: la caries, la mal posición de dientes, los malos hábitos. Hay chicos que hasta grande siguen usando biberón. Y escondiditos toman su biberón. Tienen seis años, siete años y no lo pueden dejar. Y el dedo es peor. El dedo esta contigo toda tu vida. Por que aunque sea el niño se va al colegio y deja el biberón seis o siete horas. Pero el dedo esta siempre allí y lo puede succionar en cualquier parte, escondido o a vista de todos…



-¿Y por ejemplo tener el lapicero en la boca, comer chicle, caramelos, esos malos hábitos influyen en la salud dental?



Lo que pasa es que la frecuencia de carbohidratos, la frecuencia de consumo influye bastante. Hay niños que se levantan y le dan su biberón, dentro de dos horas le dan su frutita y dentro de un rato más le dan otra cosa y están así. Comen tan seguido que todo eso se queda depositado en la superficie de los dientes. Si no los limpian eso le sirve a los sustratos de la boca para producir acido. Los microbios los botas en la superficie del esmalte entonces todo el tiempo están produciendo acido y eso desmineraliza el esmalte y allí empieza el problema de caries. Antes era bien fácil decir “ah, hueco, es caries” ahora no. La caries ya se ha visto que el proceso es ultramicroscópico. No lo ves. Pero ya se inicio el proceso. Lo ves cuando ya se hizo una cavidad. Eso es lo más difícil. Verlo antes que aparezca la cavidad. Es una cultura de prevención.



-¿Algún mensaje para el público en general con respecto al tema odontológico?



Uno dice perder un diente, lo pierdes normal. Pero es parte de uno, es un órgano más. Los niños tienen 20 piezas y los adultos tenemos 32. Y tenemos que tener nuestras 32 piezas. Mira, cuando yo estaba en Nihon en el 90 había un programa que decía 80/20 o sea a los 80 años tu debes de tener tus 20 piezas en boca o sea has perdido 12. Pero aquí tú ves bastantes ancianitos en la población peruana que están sin dientes. Entonces nuestra meta es llegar a ojichan con tus dientes. Esa debería ser nuestra meta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada