lunes, 31 de enero de 2011

ENTREVISTA A LUIS IKEHARA TSUKAYAMA



El fenómeno dekasegi conllevó a que muchos jóvenes se enrrumben al Japón a trabajar en las fabricas largas jornadas de trabajo a lo largo de sus mejores años de vida. Pocos son aquellos como el ahora arquitecto Luis Ikehara Tsukaya que emprendieron el retorno para culminar la realización de una carrera profesional. He aquí una pequeña entrevista acerca de su experiencia en el Japón, su pasión por el béisbol y su mira al futuro.

-¿Qué tiempo estuviste en el Japón?




Estuve casi tres años. Del 2001 al 2004.



-¿En ese tiempo todavía no había crisis?



Ya estaba comenzando la crisis, por que llegué y no encontré trabajo y de allí me fui a Yokohama donde mis primos y estuve dos o tres meses sin trabajo. Hasta que mi prima que trabajaba donde aparte de ella trabajaba solo un brasilero nada más entre los extranjeros, comentó que tenía un primo que no trabajaba y le dijeron: “ya tráelo” para hacer la prueba, hice la prueba y me quedé. Fue suerte en realidad.



-¿Fábrica de que cosa era?



Una fabrica que hacía piezas de computadoras y cajeros automáticos la parte interior. Trabajábamos con plancha de aluminio y fierro.



-¿En que horario trabajabas?



Era de lunes a viernes y a veces sábados, era variable.



-¿Antes de irte a Nihon dejaste pendiente algunos estudios?



Estaba en la UNI pero no me gustaba la carrera, entonces la dejé y fui con la intención de juntar okane para regresar y estudiar en La Católica, como que fue un objetivo entrar a La Católica, pero sin saber que cosa iba a estudiar. La idea era irme a juntar okane por que ya mi papá iba a regresar de Nihon. Fui a juntar okane y regresar a estudiar, ya tenía esa idea en realidad.



-¿Regresaste en el 2004?



Si, 2004.



-¿Convalidaste cursos?



No, no convalidé ningún curso. Preferí ingresar estudiando en realidad. Lo que pasa es que en la UNI ingresé como deportista destacado. Y siempre lo fácil sale caro al final. Y preferí no valerme de eso para La Católica y felizmente no había nada de deportista destacado. Entonces me obligó a estudiar. Me metí a estudiar en la academia. Estudié medio año del 2004, desde junio y postulé en febrero del 2005 e ingresé a Arquitectura en La Católica.



-¿Paralelamente al estudio estuviste trabajando también?



Si. Como arquitectura es una carrera que genera muchos gastos, aparte de todo lo que es mensualidad de la universidad, felizmente me dijeron para entrenar al equipo de béisbol de Taiyo. Dije que ya, por que antes de irme a Nihon estaba de entrenador también en ANC. Me dieron la oportunidad de tener un nuevo ingreso y poder costearme los materiales para maquetas de talleres y con eso iba pagando mis entregas.



-¿Era bastante actividad entre estudiar e ir a entrenar al equipo?



Siempre le daba prioridad a la universidad. Siempre había entrenamiento miércoles, viernes y sábado. Solamente iba viernes y sábado por que los miércoles no podía por que estaba haciendo taller para el jueves. Siempre pedía permiso los miércoles y felizmente eran bien considerados en ese tema.



-Desde el punto de vista de un arquitecto ¿Cómo ves la actualidad en el Perú? ¿Hay bastante campo?



Ahora sí. Esta en todo el boom inmobiliario de construir edificios de vivienda, multifamiliares, etcétera. Hay bastante campo. Pero debería haber más en la parte de concursos por que allí justo es donde el arquitecto desarrolla más su capacidad creativa. Por ejemplo, el estadio nacional, no lo sometieron a un concurso, fueron directamente a un arquitecto especifico y le dijeron: “diseño del estadio” y salió. Es bonito el estadio, pero podría haber sido un concurso en donde puedan generar varias opciones y poder haber sido un campo muy abierto para cualquiera. Incluso ha podido salir un proyecto mucho mejor que el que existe ahora.

Y allí genera mayor ingreso para el arquitecto en realidad. No necesariamente en pedidos particulares, sino en los concursos que hace el estado. Allí el arquitecto se esfuerza más por que son cosas muchos más grandes en realidad. Son otros temas que no solamente son viviendas y restaurantes sino que son temas como de estadios, hospitales, bibliotecas que son un programa mucho más complejo.



-Sobre tu experiencia en el béisbol…



Comencé jugando de niño en ANC, viajé por la selección del Perú varios años hasta el 98 que acabé el colegio donde lo dejé por estudios. En el 97 o 98 empecé como entrenador en el ANC también. De allí dentro de la etapa de Japón pude irme a los batting center para entrenar un poco. Pude ir a una reunión de los dekasegi que jugaban béisbol de acá. Pude jugar contra un equipo que eran como las personas que apoyaban el béisbol en el Perú. De allí regresé, sigo jugando en mayores por ANC. El año pasado iba a ir de viaje por selección como entrenador pero al final por la tesis tuve que sacrificar ese viaje para poder terminarla tranquilo.





-¿Durante tu estadía en Nihon consideras que has adquirido algún valor que lo apliques hasta ahora?



Creo que lo más importante es el sacrificio. Siempre pienso que no hay nada fácil en esta vida. Siempre tienes que sacrificar algo para poder lograr algo. Sacrifiqué muchas cosas para poder irme a Nihon, tres años, pero al final valió la pena. Igual ahora sigo sometido a lo mismo. Me dicen para jugar béisbol y lo dejo un poco de lado por que en verdad más importa la carrera. Nunca son fáciles las cosas. Lo fácil siempre termina mal.



-¿Cuándo estabas en Nihon que cosas extrañabas del Perú?



Aparte de la comida, pues aunque vayas a un restaurante peruano es totalmente distinto, creo que lo que más extrañaba era el salir con los amigos, el carisma, como son las personas es totalmente distinto allá que acá. Acá somos mucho más cálidos, amigueros y eso extrañaba bastante.



-¿Y viceversa, cuando regresaste que extrañabas de Nihon?



La comida también. Hay bastantes cosas de Nihon que extraño en realidad. Es una cultura totalmente distinta, conocer lugares que no conozco y estar con mi cámara tomando fotos.



-¿Qué le recomendarías a las personas jóvenes que regresan de Nihon?



Si tienen una meta en la cabeza, si querían hacer algo antes de irse a Nihon, que lo hagan. No es imposible en realidad. Todo depende mucho de uno mismo para poder lograrlo. Puede ser muy difícil, pero al final se logra. Todo se logra con sacrificio.



-¿Sobre tus proyectos futuros?



Quería trabajar un par de años y de allí buscar becas al extranjero. Becas a Nihon de postgrado derepente o una maestría en otro país para poder desarrollarme mucho más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada