lunes, 9 de agosto de 2010

ANGEL FRANCISCO SHIROTA HIGA: OCHO AÑOS EN EL AFO.

1)-A lo largo de ocho años en la directiva de la Asociación Fraternal Okinawense ¿que experiencias positivas y negativas has tenido en este largo periodo, en tus diferentes cargos?




En primer lugar, estoy muy agradecido a nuestra institución que hace 8 años justo en agosto me abrió las puertas para animar el Ichiariba Choode –almuerzo de confraternidad realizado cada primer domingo del mes donde se presentaba un variado show artístico- más adelante me encomendaron la producción de este espectáculo y luego tuve el honor de desempeñarme como directivo en casi todas las áreas institucionales en donde aprendí y me formé en los valores Uchinanchus. Mi eterna gratitud a todos los miembros de las distintas directivas pues de ellos aprendí valiosas enseñanzas. Como también a las damas incansables de Fujinkai sin cuya colaboración sería imposible el desarrollo del kenjinakai de ellas aprendimos su disciplina y su organización. Queda mucho por aprender y por emular.



El balance general es muy positivo pues esta maravillosa escuela de valores que es nuestro Okinawense, me inculcó los valores solidarios de nuestros mayores, nuestra maravillosa cultura y la amistad de grandes personas. Si algo caracteriza a nuestra entidad es el trabajo solidario sin fines de lucro mientras en el mundo el éxito individual prevalece en nuestro kenjinkai se cultiva el trabajo colectivo. Nuestra labor discurre en camaradería y amistad donde nuestra mayor retribución es la sonrisa de nuestros ojichans o el saludo fraterno de nuestra gente.



En ese sentido si continuamos cultivando la cultura y el arte Uchinchu podemos asegurarnos su permanecía en el tiempo. Los frutos de los entusiastas trabajos de nuestros presidentes y sus directivas de la mano con nuestros profesores y shimanchus (paisanos) han reverdecido nuestro folklore y hoy tenemos numerosos aficionados de Sanshin, Taiko.y Odori y el interés crece. Los Shi-Cho-Son se han fortalecido y han cobrado nueva vida, gracias al esfuerzo de sus dirigencias y el incentivo de actividades nuestras como el Ichiariba Choode, Uchina Engeikai, Natsumero y el reciente Okinawa Matsuri. En el verano los goles y puntos siguen su esforzada tradición donde las tribunas son fiestas. El camino todavía es muy largo para recuperarnos del grave golpe que significó el fenómeno Dekasegui pues éste desarticuló de raíz de nuestras redes sociales pero estamos en plena lucha y por ejemplo como lo expresamos en el folklore okinawense estamos floreciendo.



En el caso de las dificultades pasan por los apremios económicos pues no tenemos fines de lucro y la situación económica de los nikkeis es muy distinta a las décadas pasadas. Hoy, la mayoría nos empleamos y carecemos de recursos abundantes como en el pasado cuando poseíamos negocios propios pudiendo hacer cuantiosas donaciones. Esto con lleva también a la carencia de tiempo pues nos regimos a horarios fijos. Antes se dejaba al administrador o algún ayudante encargado del negocio y se podía venir con cierta libertad. Los tiempos cambian y no cuesta adaptarnos a ellos.



Deberíamos generar un modelo de crecimiento auto sostenido estable mediante el desarrollo de fuentes de ingreso que en la actualidad son los alquileres de nuestras canchas deportivas talleres artísticos y algunos alquileres pero sin embargo no son suficientes. Ha llegado el momento de establecer un nuevo modelo que genere ingresos económicos sin excluir a nuestra gente por carecer de dinero para una cuota o retener su ingreso por un cobro.

Recordemos que ante todo somos un kenjinkai no somos un club y se debe siempre procurar la participación de todos. Nuestro complejo se construyó en base al esfuerzo de todos nuestros mayores entregando su aporte con generosidad, no debemos entonces marginar a nuestros paisanos por temas económicos debe primar la creatividad de nuevos ingresos para que todos podamos compartir con esa hermandad Uchinachu de siempre. Este un reto que debemos enfrentar todos juntos.



La carencia de un saneamiento legal también frena nuestro desarrollo. En la actualidad tratamos de solucionar este embrollo legal de décadas, pues en el pasado ser informal daba casi lo mismo que ser formal pero al presente es un tema imprescindible para el sustento económico. Esperamos que las próximas directivas sigan en ese empeño de formalizar el tema legal y buscando salidas en base a nuestros valores solidarios en lo económico.







2)-¿En este tiempo has visto interés en los jóvenes en participar en las diversas actividades organizadas por el AFO?



Afortunadamente el AFO cuenta con grupo juvenil y los no tan jóvenes al que tengo el gusto de pertenecer. Para mi grupo de amigos la institución es como nuestro hogar y los chicos colaboran con alegría y gran parte de ellos han pertenecido a nuestras directivas. Espero que años venideros se les siga tomando en cuenta, pues es el futuro del AFO, no sólo consiste nombrarlos es darles las responsabilidades para que ganen experiencias hacia el futuro pero siempre con la guía de los mayores. No olvidemos lo errores del pasado en el trato con la jóvenes.



He sido testigo presencial de tres generaciones juveniles cuya presencia en las actividades es tan entusiasta que conmueve. Por ejemplo, mi generación es especialista en las actividades de tramoya y organizamos las actividades regulares de nuestro calendario, los menores son muy activos desarrollan actividades como los acantonamientos y muy pronto tendrán su kermés como los que poseen condiciones para el arte practican el Sanshin, el Taiko y el Odori cuyo arte es presentado en nuestro escenario.



Debemos comprender eso sí su disponibilidad pues entre la presiones laborales, estudio y familiares queda poco tiempo libre y es el que nos pueden brindar con su generosidad como dijimos las épocas han cambiado y cada uno ofrece el periodo libre que tiene.



Es una base pero necesitamos llegar a más jóvenes utilizando nuevas estrategias como el desarrollo de sus aficiones y la generación de más grupos de interés asociados a: el Taiko, el canto, el idioma japonés, la cultura del anime, etc. El Internet y las redes sociales como el Facebook puede convertirse en nuestros mejores aliados, en la actualidad hemos iniciado variadas convocatorias por estos medios.





3)-¿Como vislumbras el AFO de aquí a veinte años?



Es complicado ser vidente en coyunturas tan cambiantes como las actuales donde la sociedad avanza sin cesar pero me atrevo a conjeturar que en base a lo avanzado, sí continuamos trabajando con la juventud en base a nuestros valores solidarios como actualizando nuestra organización, por otro lado, el tema legal saneado para confluir en el desarrollo económico, veo con mucho optimismo ese escenario pero si optamos por estacarnos en el pasado y descuidamos el presente; el futuro es incierto por eso es necesario continuar la línea de trabajo desarrollada a lo largo de estos últimos años y es más, es necesario acelerarlas. Es el momento de realizar un planeamiento estratégico para los próximos veinte años recurriendo a los profesionales de nuestra colectividad pero no me cansaré de repetir no somos un club, el kenjinakai es de todos.



4)-¿Hay apoyo por parte del gobierno japonés (o de Okinawa) para el desarrollo de la institución?



En el caso del gobierno japonés es complicado pues ellos sólo pueden apoyar a Estados. Hemos recibido con gratitud apoyo de la JICA para la compra de mobiliario y equipos para la enseñanza del japonés. En la actualidad la Prefectura de Okinawa nos apoya con becas para descendientes que ayudan a reforzar los lazos con nuestra colectividad y que merecen nuestro más profundo agradecimiento.



5)-Desde tu punto de vista ¿que deberían hacer las diferentes instituciones para el desarrollo integral del AFO?



Los Shi-Cho-Son son nuestros componentes fundamentales si ellos están bien nuestra situación es buena pero si sucede lo contrario y ellos están mal se refleja en nosotros pues nuestra organización posee bases federativas. Es necesario trabajar juntos de manera unida en mi caso también colaboro con mi Sonjinakai materno, Nakagusuku y hemos trabajado de la mano con el AFO, esto ha hecho posible su crecimiento, en ese sentido Naka desarrolla un taller de Taiko y Sanshin en las instalaciones del Okinawense denotando el trabajo en conjunto.



Es preciso trabajar juntos y promover a los jóvenes, es muy saludable la renovación en casi todos los Shi-Cho-Son en unión con los mayores y su sabiduría pero en un enfoque actual. En ese sentido Kitanakagusku marcó un gran ejemplo. Esta institución en base a un trabajo serio buscó actividades de interés juvenil para todo el año encontrando en la danza un verdadero bastión al punto de ser muy requeridos dentro de toda la colectividad nikkei.



Es ineludible trabajar con estas entidades Uchinchus durante todo el año pues muchas veces se cree necesario esforzarse sólo para el tradicional campeonato deportivo de verano y luego hasta el próximo año por el contrario es necesario ser constante para afirmar una identidad verdadera.



Es necesario entonces fortalecer a los Shi-Cho-Son parar fortalecer al AFO y es otro reto a futuro y este se puede realizar en base a experiencias de los propios Sonjinkais.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada