domingo, 8 de agosto de 2010

LA CARA OCULTA DEL SOL NACIENTE.

Acabo de leer la noticia acontecida en el Japon: “Mujer que abandono cuerpos de sus hijos dijo que queria tiempo libre” sin quedar perplejo pues en mis años de estadia en el Japon fui testigo de muchisimos crímenes cometidos por japoneses, entre menores de edad y desquiciados que nos lleva a preguntar ¿Qué sucede en la sociedad japonesa?


En nuestro pais el hecho de quitarle la vida a otra persona violentamente, en planos generales obedece a algun atraco o situación en la que implique el dinero.



Logicamente esto no justifica dicha accion pero nos da una explicación de lo que sucede en nuestro pais: miseria, drogas, inseguridad ciudadana.



Ahora en una sociedad primermundista como la japonesa como se pueden explicar aquellos acontecimientos en donde los niños matan a los padres o a otros niños, un joven toma un camion y acuchilla a cuanto transeunte este a su alcance en Akihabara o que un individuo mate a una niña en Tochigi solo por imitar el horrible acto de nuestro compatriota Torres Yagui en Hiroshima, hecho que dicho sea de paso opaco un poco el impacto de la noticia en el Japon cuando me encontraba laborando en esas tierras y que de pasada sirvio para contradecir y rechazar ciertas actitudes tomadas por los japoneses en contra de los peruanos en dicho momento.



¿Cómo podemos descifrar una sociedad en donde aparentemente los jóvenes poseen todo lo material que aquí seria imposible de conseguir en la mayoria de los casos o es sino el duro trato afectivo que hacen que se repriman los mas bajos instintos del ser humano y crean bombas de tiempo dentro de su propia sociedad?



Tema aparte merecen los suicidios colectivos, una practica muy de moda en el Japon en donde hay hasta incluso agrupaciones musicales que esbozan muy sutilmente en sus canciones la idea de quitarse la vida y encontramos hasta paginas web con indicaciones para que el paso hacia el “mas alla” sea menos doloroso y mas efectivo.



La cultura por lo material ha llevado a aquella sociedad industrial a caminos escalofriantes, impensables para nuestra forma de entender la vida. Ya lo que exclamaba esa mujer que tomo aquella dolorosa decision es que no queria dinero sino mas bien tiempo, es decir que queria vivir su vida.



Aquí en nuestro pais no tendremos riquezas, ni shinkansen, ni industria automotriz, pero en “el arte de vivir” no creo que nos lleven la delantera de ningun modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada