sábado, 7 de agosto de 2010

EXCUSANDO A LOS EXCUSADOS.

Una de las muchas cosas que extrañaba del Japón cuando recién llegue a nuestra ciudad capital fue la limpieza de los baños públicos, cosa que le ha debido de pasar a los que regresan, pues el salir a pasear y a comer en los primeros días, por el choque de condimentos o la diferencia de elementos ingeridos hace que uno entre en la necesidad de acudir a estos, camine por donde camine, encontrándolos en su mayoría en estados realmente desastrosos (una cagada, literalmente), sin agua, sin papel y hasta muchas veces sin puertas.
Nosotros estamos acostumbrados a este tipo de cosas, pues nuestra cultura nos ha moldeado así, a enfrentar ese tipo de situaciones, el problema es cuando vienen personas del extranjero y nos vemos de alguna manera involucrados en presentar nuestros servicios higiénicos tal como me sucedió.

Estábamos en pleno bautizo de mi sobrino en una iglesia muy frecuentada por la comunidad Nikkei, cuando de pronto antes de empezar la ceremonia, el esposo de mi prima (norteamericano) quería pasar al excusado y como no sabia en donde estaba ubicado, me ofrecí a acompañarlo.

Llegamos al excusado y lo vi. salir haciendo un gesto de desaprobación, gesticulando “no paper” y regresando apresuradamente a la parte en donde iba a dar inicio el bautizo.

Cuando este tipo de cosas nos sucede entre nosotros no hay ningún problema, pero cuando suceden casos como estos, en realidad que uno se siente realmente avergonzado y piensa en culturas diferentes como la japonesa por ejemplo: en Japón la cantidad de habitantes sextuplica la cantidad de habitantes de nuestro país, es decir que por lógica producen seis veces mas materia fecal que aquí y sin embargo la limpieza y pulcritud de sus baños son muy diferentes a los nuestros, casi siempre encontrándolos con papel o en todo caso con un dispensador de papel el cual hay que activarlo con una moneda de cien yenes.

¿Por qué alguna institución que se encargue de realzar las bondades de la cultura japonesa no promociona el tipo de inodoros usados en el Japón?

O quizás al menos colocar uno o dos de prueba en algún lugar frecuentado por japoneses y que nosotros, los occidentales salvajes (por no decir cagones) hagamos la prueba en sus inodoros, al nivel del suelo, pero con muchas mas ventajas: son fáciles de limpiar, mas baratos de fabricar, consumen menos agua, son mas higiénicos, pues al evitar el contacto con el cuerpo se evita una serie de infecciones.

Además en el plano de la salud propiamente dicha: fortalecen los músculos de la pelvis en las mujeres, reduciendo la probabilidad de incontinencia. También se dice que refuerzan las caderas, que mejoran tanto la respiración como la concentración y que la postura favorece que se elimine más materia fecal del colon. Adoptar y mantener la postura en cuclillas regularmente puede también ayudar a mejorar la flexibilidad de las rodillas.

Lógicamente hacer que la gente se acostumbre a usar este tipo de excusados va a ser difícil, pero no imposible.

Hagamos el intento al menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada